Turismo para los chicos

Los niños ven más que los adultos. Una nube es un caballo, un montón de piedritas un tesoro y un árbol caído un tobogán.

Por esta razón, los parques de diversión, los parques temáticos o los zoológicos no son lo único que convierten a Suecia en un paraíso para niños; sino también en una naturaleza generosa y exuberante, plena de matices y fragancias. Construir una cabaña en el bosque, pescar cangrejos en una escollera de la costa oeste, construir un castillo de arena o hacer barquitos de papel para verlos desaparecer río abajo... ¡es realmente divertido! Los fantásticos bosques y los lagos de superficies plateadas han alimentado siempre la imaginación de grandes y pequeños engendrando enanitos, hadas y ogros. La energía de esta naturaleza es una fuente inagotable de cuentos, especialmente los surgidos de los fascinantes parajes de Värmland. Para no hablar de Småland, cuna de traviesos personajes elevados a su máximo exponente en los relatos de la escritora Astrid Lindgren, una mujer que, quizá mejor que nadie supo crecer tanto que logró ponerse a la altura de los niños.

La niña más fuerte del mundo - y probablemente la más buena - Pippi Calzaslargas, junto con Miguel el travieso, Ronia - la hija del bandolero, los hermanos Corazón de León y otros personajes, forman parte ya del alma del pueblo sueco. La obra de Astrid Lindgren ha sido traducida a 75 idiomas. Los sentimientos que esta escritora despierta en el corazón de todos los niños (y de los que lo han sido) son más intensos para aquellos que han vivido en primera persona los campos y los bosques de Suecia.

Suecia ofrece actualmente ingeniosas combinaciones que le permiten alternar cómodamente la estancia familiar en plena naturaleza con las visitas a los parques de diversión o temáticos. En Småland, en el parque “Astrid Lindgrens Värld”, los niños conocen en persona a sus personajes favoritos inmersos en la trama misma de la historia. En “Santaworld”, en Dalarna, son recibidos por el mismísimo Papá Noel y no lejos de ahí los osos los esperan en “Grönklitts björnpark”.

Gotemburgo, situada en la costa oeste, ofrece a los visitantes el mayor parque de atracciones de los Países Nórdicos: “Liseberg”. En Skåne, en las islas de Öland y Gotland y en Kolmården los esperan zoológicos repletos de especies tropicales y nórdicas. En Estocolmo tendrá la oportunidad de visitar la casa de juegos “Junibacken”, con más personajes de Astrid Lindgren y el parque de atracciones “Gröna Lunds Tivoli” a orillas del mar y dentro del Parque Real de “Djurgården”. Más hacia el norte, en Gävle, está “Furuviksparken”, zoológico y parque de diversiones y en Östersund “Jamtli Historieland”, donde hay juegos y fantasía. Todos aquellos que todavía conserven algo de aquel niño que fueron una vez, descubrirán un país repleto de lugares para ver y de cosas para hacer.

Navigation

Top