Gobernabilidad democrática

Una sociedad democrática basada en el respeto de los derechos humanos es una prioridad para Suecia.

Partiendo de una visión multidimensional de pobreza que va más allá de la falta de recursos económicos, para Suecia es fundamental contribuir a la superación la falta de libertades y la falta de poder.  Suecia define Democracia como una forma de toma de decisión y ejercicio de poder que parte de la igualdad de derechos de sus ciudadanos.  El proceso democrático incluye elecciones libres y transparentes, sufragio universal, oportunidades de exigir rendición de cuentas y respeto de libertades (de expresión, pensamiento, conciencia, opinión y asociación). Partiendo de estas premisas, la política de desarrollo democrático y derechos humanos (2010-2014, aún vigente), prioriza tres áreas para la cooperación al desarrollo: 1.  Derechos civiles y políticos, 2. Instituciones y procedimientos de la democracia y el estado de derecho y 3. Actores de democratización.

 

Proyectos actuales

– Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
A través del PNUD, Suecia apoyó entre 2010 y 2014 el Proyecto de Fortalecimiento Democrático (PFD), en alianza con el Instituto para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA internacional) y el instituto holandés para la democracia multipartidista (NIMD). Suecia aportó 13millones de coronas suecas (aproximadamente 1,6millones de dólares) en cuatro grandes áreas: representatividad de mujeres y jóvenes, transparencia, calidad de las normas y ciudadanía.  A través de este proyecto 8 de los 12 partidos políticos con personería jurídica, fueron apoyados para adaptar sus estatutos acorde con la ley 1475 (ley de partidos), para fortalecer la representatividad de mujeres y jóvenes  y para incluir medidas de transparencia y rendición de cuentas.  Por ejemplo, el ranking de igualdad de género, desarrollado en alianza con ONU Mujeres, fue una herramienta importante y línea de base para el apoyo a las oficinas de género de los partidos políticos.  También, a través de este proyecto se capacitaron más de 2200 mujeres elegidas en 2011 como alcaldesas, concejalas, diputadas y edilesas y más de 100 mujeres candidatas al Congreso para 2014.  En el 2013, en alianza con Transparencia Internacional, el PFD desarrolló un diagnóstico de transparencia y guía práctica de rendición de cuentas que fue la base para el apoyo a 5 partidos que acogieron sus recomendaciones. 

El PFD apoyó la iniciativa ciudadana “más información, más derechos” que desarrolló en 2011 el proyecto de ley para transparencia y acceso a la información pública. La ley fue aprobada en 2014 (ley 1712,2014) como un paso importante hacia el cumplimiento del derecho a la información pública.

Sobre calidad de las normas, el proyecto dio insumos técnicos y facilitó el diálogo en  los debates sobre reformas al código electoral, el estatuto de oposición y el proyecto de ley de voto electrónico.  Todos estos temas han sido discutidos en el segundo punto de la agenda de negociación entre el gobierno y las FARC.

Sobre ciudadanía, el Proyecto fortaleció alianzas ciudadanas en Bolivar, Tolima, Santander y Nariño, las cuales contribuyeron al proceso de rendición de cuentas de sus autoridades locales. Adicionalmente, con el objeto de promover un voto informado y responsable, durante los procesos electorales locales y nacionales de 2011 y 2014, el PFD promovió más de 14 debates públicos en 10 regiones y desarrolló una plataforma virtual con información sobre los candidatos que fue ampliamente consultada.  El proyecto dio asistencia técnica a periodistas locales para el análisis e investigación de asuntos de contratación pública que fueron debatidas en los procesos electorales.

Los resultados alcanzados son ahora la línea de base para el área de Estado social de derecho y construcción de paz del Nuevo programa del PNUD “Alianzas territoriales para la paz” que cuenta con el apoyo de Suecia. Este programa seguirá trabajando por fortalecer tanto a las instituciones (gobiernos locales y corporaciones públicas de elección popular) como a la ciudadanía, por aumentar la transparencia y por facilitar dialogo democrático en la discusión de políticas públicas de construcción de paz.
Aporte de Suecia: 90 millones de coronas suecas, equivalente a 12 millones de US dólares aproximadamente, para el período mayo 2014 a diciembre 2017.


Observación electoral y el análisis de los procesos electorales - Misión de Observación Electoral, MOE
La MOE es una plataforma ciudadana independiente de los partidos políticos que cuenta con el apoyo de Suecia desde su nacimiento en 2006. Esta organización ha realizado ejercicios ciudadanos de observación electoral en elecciones legislativas y presidenciales de 2006, 2010 y 2014, en consultas abiertas de partidos políticos, en elecciones locales de 2007 y 2011, así como en elecciones de altos dignatarios del Estado.   Es de destacar los más de 11.000 observadores que hicieron presencia en 32 departamentos del país. 

Su trabajo también ha tenido impacto antes de los procesos electorales, pues los mapas de riesgo electoral han permitido  a las autoridades tomar medidas preventivas. También ha participado en las Comisiones nacionales de seguimiento electoral lideradas por autoridades electorales del orden nacional. 

Después de las elecciones, la MOE he tenido un rol fundamental en canalizar denuncias ciudadanas a las autoridades. Por ejemplo, a través de la plataforma “pilas con el voto”, la MOE canalizó a las autoridades, más de 4000 denuncias ciudadanas de irregularidades electorales.
Aporte de Suecia: 4,8  millones de coronas suecas, equivalente a aproximadamente 650 mil US dólares para el período octubre 2013 a febrero 2015.

 

Información actualizada el 13 de marzo 2015

Contacto: Catalina Hoyos (catalina.hoyos@gov.se)